sábado, 4 de febrero de 2012

Acción Marplatense

A principios de 1997, los referentes que habían formado parte de la Comisión Mixta de Puerto y Playas y más tarde del Foro de Opinión Marplatense comenzaron a pensar más seriamente en formalizar sus opiniones a través de una expresión política partidaria. Ciudadanos importantes que nunca habían hecho política se sumaban a este espacio: Martín Inda, Alberto Langrange, Eduardo Pezzati, Ricardo Polverino, entre otros. Las ideas que los unieron estuvieron siempre ligadas a conformar un proyecto alternativo para la ciudad de Mar del Plata, y consideraron que era tiempo de crearlo, consolidarlo e implementarlo, para lo cual el camino era uno: fundar un partido político de la ciudad; fundar Acción Marplatense.
La premisa era crear un espacio de expresión de ideas políticas que no se hallara marcado por las estructuras de los partidos tradicionales, sino que fuese un espacio plural y abierto a diferentes ideologías y sectores. Fue así que el grupo se conformó, desde el principio y a lo largo del tiempo, con militantes del desarrollismo, del peronismo, del radicalismo y del socialismo, además de incluir en sus filas a personalidades reconocidas en la ciudad sin afiliación partidaria, pero con vocación política. La idea que los aunaba era la construcción de una ciudad para todos, con proyectos que la distinguieran y con una gestión concentrada profundamente en la realidad local.
Lo que nació como una idea comenzó a tomar forma durante ese mismo año, a punto tal que el 28 de julio la Junta Electoral reconoció oficialmente a “Acción Marplatense” como partido político, habilitándolo a presentarse en las elecciones siguientes, que se celebrarían en el mes de octubre. El proceso que llevó la idea al reconocimiento de la institución partidaria fue largo y trabajoso, más aún teniendo en cuenta que se trataba de un partido vecinal, sin referentes en otros niveles y con una apertura ideológica distinta a la de los partidos tradicionales. Alcanzar las 1.800 afiliaciones necesarias para ser reconocidos resultó una ardua tarea emprendida por quienes confiaron en un proyecto distinto para la ciudad de Mar del Plata.
La primera contienda electoral llegó el 26 de octubre de ese año, en la cual se alcanzó el 12% de los votos. Esa fue la primera elección en la que el partido se presentó con candidatos propios, con sus colores distintivos (azul y rojo), con su simbología (las gaviotas) y con su numeración (el 364), todo lo cual se conserva hasta la fecha. Los primeros candidatos a concejales fueron Gustavo Pulti y Juan José Anastasía, este último reconocido referente del socialismo.
La expectativa consistía en que en esos primeros comicios ya se alcanzara una representación legislativa, sobre todo teniendo en cuenta que se trataba de un partido vecinal de muy reciente creación y cuyo voto debía ser pensado con suma cautela. No debe olvidarse que para votar a Acción Marplatense los ciudadanos debían cortar la boleta. Si bien se trataba de un hábito que se practicó durante los gobiernos socialistas, era necesario reinsertarlo en la ciudad, además de instalar al partido en sí mismo. En otras palabras: no alcanzaba con que los potenciales votantes confiaran en el proyecto que ofrecía el nuevo partido, sino que además debían saber que para hacer explícito su apoyo era necesario el corte de boleta.
Finalmente, la nueva fuerza partidaria de la ciudad obtuvo un 12% de los votos en dicha contienda electoral, logrando dos bancas en el Concejo Deliberante, que serían ocupadas por Gustavo Pulti y por Juan José Anastasía, siendo ellos los primeros concejales que ingresaron por Acción Marplatense. A partir de ese triunfo el partido empezó a crecer, sumando nuevos militantes y personalidades importantes de la ciudad. Comenzaba un largo recorrido…

En Abril de 1999, se realizó el Primer Congreso Programático de Acción Marplatense. El objetivo, acorde con los postulados de redefinir y profundizar el ejercicio democrático, consistía en la elaboración de Programas de Gobierno construidos a partir de consensos sociales. A tal efecto, se realizaron 127 entrevistas con Entidades Intermedias y personalidades de la ciudad. A su vez, se recibieron 4.232 llamados en una línea gratuita de 0-800 habilitada especialmente para recibir preocupaciones, sugerencias e ideas por parte de los vecinos.
En Junio de ese año, Acción Marplatensese organizó el Primer Encuentro de Partidos Políticos Municipales en la ciudad de Mar del Plata, junto a la Sub-Secretaría para la Reforma Política del Ministerio del Interior de la Nación. El resultado reflejó un notable éxito, ya que asistieron al encuentro 42 partidos políticos locales de la Provincia de Buenos Aires cuyo caudal electoral, sumado en conjunto, superaba la cifra de 500.000 votantes. Se acreditaron como asistentes y participantes de los respectivos trabajos en comisiones más de 320 representantes.
Ese año implicaba un importante y nuevo desafío para Acción Marplatense: las primeras elecciones a intendente desde su fundación, con las particularidades que ello implica.
En aquella oportunidad, el partido llevó como candidato a intendente a Gustavo Pulti y encabezando como concejales, a Eduardo Pezzati y a Ricardo Palacios. En esta oportunidad, las expectativas del Partido de la Ciudad estaban puestas, por un lado, en reafirmarse como la fuerza política de la oposición, ya que así se vislumbraba en el electorado y por otro lado, en mantener el caudal de votos de la elección anterior. Esto se alcanzó con un 15% de los sufragios, con lo cual quedó demostrado que un sector de la sociedad comenzaba a elegir a Acción Marplatense como alternativa a los partidos tradicionales.
Asumieron sus bancas Pezzati y Palacios, ampliando el bloque de concejales a cuatro miembros, lo cual le dio una presencia más fuerte al Partido dentro del órgano legislativo. Más allá de la existencia de otros bloques políticos en el cuerpo deliberativo local, era claro que la fuerza de la oposición al gobierno radical de ese entonces era Acción Marplatense.
Nuevos tiempos, nuevos desafíos
El período comprendido entre 1999 y 2001 se caracterizó por una fuerte actividad legislativa por parte del partido de la ciudad. El primer año del siglo trajo consigo nuevos comicios electorales, en los que el rechazo a la política tradicional se vio reflejado en las urnas, y en la ciudad Acción Marplatense se reafirmó como la única alternativa realmente diferente a todas las demás. En otras palabras, en una sociedad que clamaba por el “que se vayan todos”, Acción Marplatense se reafirmaba como una opción diferente. Muchos vieron en este partido que la política podía hacerse con trabajo, con dedicación, con transparencia y con esfuerzo.
El resultado de los comicios trajo consigo el primer triunfo de Acción Marplatense, lo cual se logró con el 30, 85 % de los votos, es decir más del doble de lo logrado en la elección anterior. Gracias a esto asumieron cinco nuevos concejales, entre ellos, Gustavo Pulti y Héctor Rosso, ampliando el bloque a siete miembros y ganando la presidencia del Honorable Concejo Deliberante, que sería ejercida por Pulti.
El desafío recién comenzaba, no bastaba con haber ganado las elecciones. Se debía conducir el órgano legislativo y traducir la confianza de la gente en proyectos para la ciudad, en medio de la peor crisis económica social que había conocido la Argentina.
El año 2003 marcó un punto de inflexión en la historia de Acción Marplatense: se posicionó como tercera fuerza local. Se lograron dos nuevas bancas en el Concejo Deliberante, que serían ocupadas por Marcelo Artime y por Claudia Rodríguez.
El año 2004 fue un período de reflexión y de búsqueda de nuevos caminos para acercarse incluso más a la sociedad. Siendo oposición era difícil demostrar con hechos lo que se pregonaba discursivamente, por lo que hacía falta un espacio desde el cual materializarlo.
Por otra parte, teniendo en cuenta que la industria marplatense comenzaba a reactivarse y que ofrecía nuevas posibilidades de empleo, se detectó la necesidad de personal calificado capaz de ocupar los puestos que iban surgiendo.
Esta coyuntura creó las condiciones para el surgimiento de la Fundación de Acción Marplatense en diciembre de 2004, que tuvo como primera presidenta a Claudia Rodríguez.
Las actividades comenzaron con cursos gratuitos de oficios como peluquería, moldería y confección de ropa, panificados y repostería artesanal, entre otros. Simultáneamente se lanzaron cursos de idiomas que tenían como objetivo capacitar a personal de atención al público de cara a la V Cumbre de las Américas que se llevaría a cabo en 2005.
Por otro lado, se llevó a cabo una campaña de atención odontológica para niños en los distintos barrios de la ciudad y se lanzó el programa de “Padrinazgo Educativo”, que consistió en donaciones de particulares o de empresas destinadas a solventar el kit escolar de chicos que por falta de recursos económicos no podían acceder al mismo.
De esta forma, la Fundación de Acción Marplatense comenzó a materializar las ideas que el partido venía defendiendo desde sus inicios y que costaba concretar sin estar en la gestión: la integración de todos los barrios de la ciudad y una ciudad para todos.
A partir del año 2005 comenzó la actividad más fuerte de la Fundación, año que coincidía con una nueva contienda electoral legislativa. Acción Marplatense nuevamente se ubicó dentro de las tres primeras fuerzas políticas de la ciudad. Con esto se renovaron dos bancas legislativas, correspondientes a Gustavo Pulti y a Héctor Rosso.
 Para las elecciones de 2007 Acción Marplatense propuso a Gustavo Pulti como candidato a intendente de la ciudad.
La campaña que llevó a cabo el partido estuvo centrada en la elección de la opción local y en la importancia del orden municipal. Con esto, sumado al trabajo legislativo de toda una década más la incansable labor de la Fundación, Gustavo Pulti fue electo intendente con un 34,08% (103.603 votos). Por primera vez desde 1916 triunfaba un partido vecinal en las elecciones de la ciudad.
Ya en la gestión se pudo comenzar a plasmar en acciones concretas las ideas que el partido defendió durante 14 años. La búsqueda de una ciudad que realmente sea para todos, a partir del desarrollo, fue y sigue siendo el objetivo de la gestión de Acción Marplatense.
Por un lado, la gestión encabezada en el intendente Gustavo Pulti se encargó de resolver los problemas de la “Vieja Agenda” de la ciudad: con el apoyo del gobierno de la Nación y la Provincia de Buenos Aires, se concluyó la nueva terminal de ómnibus, se esta construyendo el Emisario Submarino y se adquirió el nuevo predio para la disposición final de residuos, entre otros.
De esta forma, comenzaron a hacerse realidad las ideas que Acción Marplatense trabajó a lo largo de sus 14 años en la búsqueda de una ciudad para todos: se desarrollaron obras de infraestructura que involucraron inversiones millonarias en cloacas, red de agua, desagüe, ampliación de la red de gas, asfalto, iluminación y semaforización.
Se revalorizó el área de salud, con la ampliación de las salas de atención primaria y la construcción del Centro Especialidades Médicas y Ambulatorias (CEMA) y de educación, multiplicando exponencialmente la inversión en las mismas. Por otra parte, se tomaron decisiones políticas tendientes al mejoramiento de la calidad de vida de la población, tales como la declaración de “Mar del Plata Libre de Humo” y la puesta en funcionamiento del Corredor Saludable.
En el área educativa, se logró la financiación del sistema educativo municipal por parte de la Provincia y la Nación, otra de las tantas antiguas deudas de la ciudad cancelada por Acción Marplatense. Esto sin nombrar la apertura de once escuelas secundarias municipales, en consonancia con la política nacional establecida a partir de la creación de la Asignación Universal por Hijo.
Por otro lado y en aras de seguir trabajando por y para Mar del Plata, se plantearon temáticas, que incluyeron:
- Políticas de desarrollo productivo a partir del apoyo a las PyMEs, la recuperación y ampliación del Parque Industrial, y el trabajo comunitario a partir de las cooperativas, en consonancia con una línea de protección de la industria y el mercado interno puesta en marcha por el gobierno nacional.
- Políticas de promoción turística internacional apuntando a generar una ciudad de 12 meses con énfasis en congresos y convenciones, eventos internacionales de gran relevancia tales como la Copa Davis, la V Cumbre Hemisférica de Alcaldes, la XX Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, el IV Congreso Iberoamericano de Cultura y la largada del Rally Dakar desde la ciudad, que se llevará a cabo en el 2012.
- Políticas de descentralización y participación ciudadana: consistentes en acercar el municipio a los ciudadanos a partir de la actividad barrial, creación de distritos descentralizados (Vieja Usina, El Gaucho, Distrito Norte), realización de actividades culturales y deportivas tales como los corsos y las fallas barriales o el festival de cine en los barrios. La implementación del Presupuesto Participativo a partir del cual se profundiza la política de participación ciudadana, que se ve complementada con el énfasis puesto en la inclusión de las sociedades de fomento y sus representantes en el gobierno comunal. De hecho, por primera vez en la historia local destacados fomentistas de la ciudad pasaron a formar parte del gabinete de funcionarios locales.
Desde 1997 y más fuertemente a partir de 2007, una renovación comenzó a gestarse, gracias a la concreción de los ideales y proyectos en los que trabajó y defendió Acción Marplatense a lo largo de su historia. El desafío continúa, impulsado por nuevas ideas.
Confiar en un proyecto a pesar de las desavenencias, creer que se puede mejorar la calidad de vida de la población, despertarse cada día con la tranquilidad de mantener vivos los valores de siempre, sentir orgullo al defender ideas y ver que, al concretarse, más niños pueden asistir a clase, más personas pueden atender su salud, más ciudadanos pueden trabajar y más vecinos pueden gozar de una vida digna, todo eso hace de Acción Marplatense el partido de la ciudad.
Cada uno de los años compartidos de esfuerzo y militancia tuvieron, tienen y tendrán un mismo objetivo: alcanzar una ciudad más justa e igualitaria a partir de políticas de inclusión, integración y desarrollo local. En otras palabras, una ciudad para todos. Ese es el deseo de Acción Marplatense.